IMPACTO EN ACCIÓN

Misión Posible

Poniendo el impacto en el corazón de su fundación

Imagine que es ejecutivo de una fundación exitosa que brinda ayuda a la gente sin hogar dándoles techo y comida. Los refugios de su beneficencia ayudan a cientos de personas en su propia ciudad y otras en el mundo. Los refugios están con más trabajo que nunca, sin embargo usted mide el impacto viendo cuánto le lleva a un individuo recomponerse y obtener un trabajo estable – ahora es menos de cuatro meses comparado a los más de seis meses en el mismo momento del año anterior.

Pero sus donaciones y fondos están en una baja récord. Su equipo de líderes está preocupado de que su misión de ayudar a estas personas se vuelva imposible en el futuro. También le preocupa cómo la fundación puede dirigirse más eficaz y eficientemente si los recursos son escasos – y se pregunta cómo impulsar esos proyectos clave que tenía planeados para el 2019.

Su misión, si la acepta, es poner la medición del impacto en el corazón de su trabajo.

Una travesía de impacto única

Más y más líderes de fundaciones se están identificando con la situación descripta arriba más allá de que cada una esté en su propia travesía de impacto. Las donaciones a fundaciones continúan cayendo en todo el mundo[1]. Hay incertidumbre económica en muchas regiones del mundo. El público general en muchos países está más escéptico que nunca cuando se trata de confiar en la eficacia y efectividad benéfica. Y los medios de comunicación están tan saturados de conversaciones que es una lucha poder contar su historia y ser escuchado.

Esto hace que las fundaciones se hagan algunas oportunas preguntas. Primero, para aquellos que trabajan por el cambio social, ¿cómo se está alterando el panorama como resultado de los nuevos ingresantes al mercado? Segundo, ¿cuál es la mejor manera de maximizar las oportunidades creadas por una buena medición del impacto? Tercero, ¿cómo se determina la mejor estructura de medición de impacto para ayudarlo a sobresalir de la multitud, articular sus éxitos, aumentar las donaciones y asegurar el financiamiento para alcanzar sus misiones?

Las respuestas a estas preguntas pueden usarse para comunicarse con los múltiples grupos de interés que la fundación necesita considerar. Su junta de directivos o líderes senior, empleados y voluntarios, donantes, financiadores y el público general tienen el derecho de pedirle cuentas a la fundación sobre cómo se gasta el dinero y cómo se está progresando.

La gente quiere “hacer el bien”

Las fundaciones son a veces la fuente de apoyo por default de causas que valen la pena, pero no hay ninguna garantía de que ese estatus durará para siempre. Las organizaciones benéficas no son las dueñas de las acciones benéficas. Como Baroness Stowell, Presidente de la Comisión de Organizaciones Benéficas para Inglaterra y Gales, dijo recientemente, “Las fundaciones no tienen un monopolio natural y eterno sobre la expresión de nuestros impulsos altruistas.”[2] Aunque pudo haber señalado esto en relación al Reino Unido, existe un entendimiento común a lo largo del sector de que no es cuestión de geografía – comunicar, entender y desempeñarse mejor es un desafío global.

Hoy hay muchas personas y organizaciones buscando alcanzar una mejora en la sociedad  y aliviar sus injusticias, lo cual obviamente son buenas noticias para los beneficiarios. Empresas privadas, empresas sociales, plataformas de recaudación en línea, e individuos haciendo donaciones directas a aquellos con necesidades inmediatas, todos se superponen en el área en la cual las fundaciones suelen operar.

La forma en la que estas entidades miden y reportan el éxito varía ampliamente, pero con un hilo común de compartir historias positivas sobre impacto en el mundo real. Crucialmente, existe la tentación de reportar el éxito en períodos cortos, aún si el impacto más grande ocurre a lo largo de años o en una década. En un mundo de redes sociales y de noticias las 24 horas, es fácil dejarse llevar. Tener capacidades de evaluación efectivas se trata de entender su impacto a lo largo de meses, años e incluso generaciones.

De organizaciones con un propósito expreso hasta empresas sociales (Benefit Corporations) que luchan por el lucro de ambos y por la mejora del mundo a su alrededor, está claro que un número creciente de corporaciones están buscando un impacto social y ambiental. Un ejemplo prominente es el IMPACT2030 dirigido por el sector privado, apoyado por las Naciones Unidas. El proyecto busca trabajar sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, desde terminar con la pobreza mundial hasta manejar el cambio climático juntando los recursos, habilidades y experiencia del mundo corporativo.

IMPACT2030

En Septiembre del 2018, el CEO de Grant Thornton International Peter Bodin fue nombrado presidente de la junta del IMPACT 2030.[3]Peter Bodin dijo, “Si el sector privado puede hacer que las personas, su activo más valioso, se comprometa, pueden enfocar su energía colectiva en alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Esto representará el verdadero progreso hacia un futuro mejor y más sustentable para todos.”

Usar a los empleados o al staff para ayudar a alcanzar estos objetivos globales es un enfoque impulsado no solamente por las grandes corporaciones. Las investigaciones sobre compromiso del empleado mostraron que hasta tres cuartos de los Millenials aceptarían una reducción de salario para trabajar para una empresa socialmente responsable.[4] Y a lo que esta generación le puede llegar a faltar en ingreso disponible se compensa en su deseo de trabajar y ser voluntario en causas benéficas. Es interesante que, como se espera que los Millenials conformen el 35% de la fuerza de trabajo mundial para el 2020, podrían superar a los Baby Boomers como la generación más generosa.[5]

Las causas benéficas, y aquellos a los que ayudan, se benefician de apoyo adicional en forma de dinero, bienes o personal aportado por empresas y un gran número de grandes corporaciones se están involucrando. A través de la empresa para la que trabajan o a través de plataformas de recaudación como Go Fund Me, ahora las personas pueden donar directamente a su causa elegida.

Sabemos que los Millenials valoran mucho la transparencia y la información.[6] Sin embargo muchas plataformas de recaudación en línea son a veces menos comunicativas respecto de sus resultados, y no todas las grandes empresas comparten actualizaciones regulares de progreso. Las fundaciones contando su historia, fortalecidas con información clara y basada en hechos sobre el impacto que están teniendo, podría ser una forma de involucrar a la generación Millenial.

Transforme el escrutinio en oportunidad

En un mundo con mayor superposición entre fundaciones y otras organizaciones teniendo impacto en el mismo grupo de beneficiaros, hay mucho que aprender el uno del otro.

Transformando el creciente escrutinio en oportunidad, las fundaciones pueden completar mejor su misión. Poniendo la medición del impacto al frente, las fundaciones pueden cosechar los beneficios.

Como todos hemos visto en las historias en la prensa durante los últimos años, las fundaciones están más en la mira que nunca. Esto no es necesariamente algo malo. Es más, las fundaciones pueden usar esta como una oportunidad para evaluar donde están en su travesía de medición del impacto y ver dónde se encuentran sus prioridades.

Examinar la forma en la que se mide el impacto y las tendencias de resultados en el tiempo puede ayudar a informar la toma de decisiones resaltando problemas de manejo del riesgo. Como resultado, esto provee información que da poder a los administradores de pedirle cuentas a su equipo ejecutivo más efectivamente y ayudar a la fundación a impulsar el cambio positivo siguiendo el camino correcto.

Las fundaciones tienen una oportunidad de satisfacer las necesidades de transparencia y responsabilidad de sus donantes, financiadores y equipos de líderes como punto de diferencia. Introduciendo la medición del impacto en los proyectos desde el principio y compartiendo el progreso, las fundaciones pueden trabajar para alcanzar sus metas con una base sólida de métricas. Mediciones claras llevan a un mejor caso de negocios y a relaciones más fuertes con donantes. Las fundaciones que no lo hacen pierden el respaldo – financiero o no – de grupos vitales de interés.

 

Adaptar una estructura de medición del impacto que concuerde con sus necesidades

Todas las fundaciones pueden usar la medición del impacto como una forma de ayudar a maximizar su potencial. Es importante recordar que la medición del impacto es expansible y se puede construir y revisar a lo largo del tiempo – no tiene por qué ser un proceso pesado.

Las fundaciones que no están seguras de dónde empezar deberían sacar el mayor provecho de sus recursos existentes y tal vez empezar de a poco. Luego pueden considerar qué soporte adicional necesitan para introducir sus iniciativas de medición del impacto en forma más amplia, ya sea revisar parámetros existentes o reclutar empleados especializados.

Grant Thornton y la University of Western Australia condujeron investigaciones diseñadas para ayudar a las fundaciones a hacer eso exactamente. “Outcome: Research into Practice” ofrece un proceso de diez pasos para que las fundaciones consideren. Las etapas clave son:

  • Decida cómo se ve el éxito: ¿cuáles son los objetivos a corto, mediano y largo plazo?
  • Alinee los objetivos del proyecto al plan estratégico de la fundación
  • A medida que la fundación avanza en su travesía, establezca una estructura de reporte
  • Decida quién es el responsable de recolectar, analizar y reportar la información
  • Considere a la auditoría como parte del proceso de gobernación incluyendo a quien es responsable y dentro de qué tiempos

Este proceso es una buena base que las fundaciones pueden adaptar en función de sus necesidades y  encajar en su posición única. Con una mayor variedad de individuos y organizaciones participando del área de la beneficencia, e importantes cambios demográficos y culturales, las fundaciones pueden alcanzar su misión estableciendo una estructura de medición del impacto. Sin importar en qué etapa está su fundación, el impacto debería estar en el corazón de su trabajo.